martes, 22 de enero de 2008

¡Todo el mundo a los botes! ¡Sin Gallardón vamos a la deriva!


Ayer se desató el pánico en los mercados mundiales. El Ibex cayó nada menos que un 7,54%, la mayor caída diaria de su historia. En lo que va de año se ha desplomado un 16,4% y más de un 20% desde mediados de diciembre. Hemos completado la peor semana en más de cinco años y el peor inicio de año desde los setenta. 19 empresas del mercado español han perdido más del 40% de su capitalización en los últimos tres meses. Hace un mes, antes de que el pesimismo se extendiera por los mercados, advertimos del tsunami financiero que se avecinaba. Según Soros, el mundo se enfrenta a la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial.

Fuera de la bolsa los datos son también muy negativos. La inflación fue del 4,2% en 2007, la más alta en más de diez años. El número de parados a final de año era superior al que había a comienzos de la legislatura. El déficit exterior supone el 10,1% del PIB, frente al 2,7% en el primer trimestre de 2004 y el poder adquisitivo de los salarios es inferior al de hace cuatro años.

Con este panorama ¿ qué era lo más importante que informativos Telecinco tenía que contarle anoche a su audiencia ? Pues la exclusión de Gallardón de las listas del PP. Por lo visto, algo dramático que debería tener a todos los españoles en vilo. Y eso que la noticia es de la semana pasada, pero cualquier excusa es buena para insistir sobre ella. Antonio Casado está preocupadísimo por los votos que puede costarle al PP.

El hundimiento de los mercados, Telecinco lo despachó en un par de minutillos, haciendo hincapié en el carácter mundial de la crisis, con unas declaraciones de Solbes diciendo que había sido un día especial pero que no había que exagerar y con otras declaraciones del profesor Gonzalo Bernardos quitándole importancia a la crisis. El mismo profesor Bernardos que declaraba en el Dossier Econòmic de la semana anterior que nos enfrentamos a la peor crisis inmobiliaria de la historia reciente y durará tiempo, y que habrá lugares como por ejemplo el Bajo Ebro, los alrededores de Lérida, Figueras o Manresa, donde los precios de la vivienda podrían llegar a bajar un 50%, como ya lo ha hecho el suelo el último año.
---

8 comentarios:

AC dijo...

Dos cosillas:
1.- es la segunda mayor caida de la bolsa, la primera fue en 1991 y clao mas del 8%
2.- lo de Soros no tiene nombres, es un socialista, que va aopyando a la izquierda. Sobre todo despues de usar el sistema financiero global para hacerse millonario y casi consigue quebrar la bolsa inglesa.

Nairu dijo...

Que es la mayor caída del Ibex de la historia lo he visto en varios medios diferentes, entre otros El Economista de hoy.

De Soros yo tampoco tengo un buen concepto, pero creo que merece prestar atención a lo que dice sobre los mercados.

Nairu dijo...

Busca en Google mayor caída Ibex

Eaco dijo...

El Ibex comienza a denominarse así a partir de 1992, por tanto ambas afirmaciones son compatibles.

Anónimo dijo...

Rallo, te he leìdo y no te entiendo.

La tasa de interes no influyen en los precios relativos. Las burbujas irracionales existen y nada tienen que ver con la politica monetaria. Que algunos consideran expansiva, pero que la inflacion en el mercado de bienes ha demostrado no ser tal la idea.

Creo que hay un grave error en pensar que la baja de tasas profundizarà el problema. La FED no influye, insisto, en los precios relativos.

Saludos,

Miguel EDUARTE

Rallo dijo...

Las tasas de interes tratan de arbitrarse con las tasas de rentabilidad del capital. Los empresarios se endeudan e invierten, aumentando el tipo de interés y reduciendo la rentabilidad de su inversión.

Decir que los bajos tipos de interés no influyen en los precios relativos de las inversiones es negar los ojos a la realidad. ¿Acaso la burbuja inmobiliaria no comienza por el fácil acceso al crédito? ¿Acaso la inversión en construcción no se ve acelerada por las alzas de precios? ¿Acaso la recompra apalancada de acciones no deviene rentable en muchos casos por la menor carga financiera?

La inflación de mercado ha sido altísima, como te acredita el pinchazo de los precios de la vivienda y de la bolsa y ahora la burbuja en las materias primas. Los únicos precios que importan no son los de los bienes de consumo, eso son una porción minúscula de la economía. Según tu regla de tres, en España no hemos tenido inflación durante años pese a que los precios de la vivienda se dispararon.

El arsenal neoclásico simplemente no sirve. Nunca lo ha hecho, y ahora está demostrando su palmaria inutilidad.

AC dijo...

Gracias, Eaco y Nairu.

Aunqu en el tema de Soros, prefiero quedarme sin duda, al lado de Koyosaki, Trump, peter lunch, w. buffet,.. ante los soros, Stiglitz y Bernanke, que en los mercados.

De todas formas para aprender pa eso tenemos a la escuela austriaca de economia, que esos si saben.-

y, no estaba muertos, que no! estaban de parranda, jajaja

Anónimo dijo...

Los ciclos de expectativas son algo muy difícil de dominar. Ahora le echan la culpa a Greenspan, que con la tasa del 1% supuestamente alimentó la burbuja. Pero la inflación de los bienes fue baja. Con una tasa más alta, ¿no habría habido una deflación de bienes? ¿Puede uno cambiar el precio relativo entre las cosas y las casas con la tasa de interés? Si uno no lo puede hacer, ie., si los precios relativos no dependen de la política monetaria, entonces menos inflación de las casas implicaba menos inflación de las cosas; esto es, deflación o casi deflación. Not good, según todos los manuales. Entonces: creo que las burbujas ocurren y es difícil pincharlas sin side-effects jodidos. Si la gente cree que las puntocom son el futuro del mundo, no habrá manera de cambiarlo: subiendo la tasa de interés podés bajar el valor presente de esos proyectos hasta un nivel que consideres un-bublicious, pero si la gente está empecinada en creer que el valor real de esos proyectos es altísimo, ¿no estás generando una deflación hoy?

Anyways, si las burbujas ocurren suceden también los pánicos. Y es lógico que en principio, esto es, antes de la intervención de la política económica, esos pánicos tengan efectos recesivos. Primero por la demanda por consumo, segundo, por el sistema financiero. La pregunta es: ¿no pueden combatirse esos efectos depresivos por la vía de la política fiscal y/o monetaria? A mí me gusta considerar primero la monetaria, que es como gratis. De la fiscal no tengo nada muy interesante para decir (sí, ayuda, más o menos en la medida en que gastes más, pero te trae unos problemas de déficit - that's about it).

Miguel Duarte