sábado, 14 de abril de 2007

Por qué sobrevive el capitalismo

Decía Ludwig Von Mises que si el capitalismo ha conseguido sobrevivir pese a la actitud negativa de las masas y los gobernantes y no ha podido ser sustituido por ninguno de los múltiples sistemas elaborados tanto por ideólogos como por los considerados "hombres prácticos" sólo puede ser atribuido a que ningún otro orden social es viable. Ciertamente ningún otro orden social es viable, pero no bastan los datos empíricos para demostrarlo. Podríamos acumular montañas de cifras que demostraran cuán equivocados estaban, por ejemplo, los comunistas del pasado. Pero de nada serviría si no pusiéramos en claro por qué estaban equivocados. La estadística y la historia han de ir acompañadas de una básica comprensión deductiva de los hechos.

Únicamente el vilipendiado mecanismo de los precios libres ( aquí van incluidos los tipos de interés y los salarios ) es capaz de resolver el problema enormemente complicado de decidir con precisión, entre las miles de alternativas posibles de producción y contratación, entre las miles de mercancías y servicios diferentes, qué cantidad y en qué proporción deben producirse.

Los precios y beneficios libres, explica Henry Hazlitt, elevarán al máximo la producción y remediarán la escasez con mayor rapidez que ningún otro sistema.Los precios y beneficios arbitrariamente fijados sólo pueden prolongar la escasez y reducir no sólo la producción, sino también el número de empleos.

Resumiendo, los beneficios derivados de las relaciones entre costes y precios no sólo nos indican cuáles son los artículos de cuya producción se desprende mayor provecho económico para todos, sino también cuáles son los medios más económicos de fabricarlos, de modo que, las empresas, que en un orden social organizado de acuerdo con los auténticos principios liberales sólo tienen abierto para enriquecerse el camino de atender del mejor modo posible las necesidades de la gente, harán precisamente eso y del modo más económico posible si quieren tener éxito.

2 comentarios:

Joan Gil Oliveras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joan Gil Oliveras dijo...

"sólo puede ser atribuido a que ningún otro orden social es viable." Si en una cosa no hi crec és en el determinisme econòmic (sigui marxista o neolibera).

"La estadística y la historia han de ir acompañadas de una básica comprensión deductiva de los hechos." No podria estar més d'acord.

"Únicamente el vilipendiado mecanismo de los precios libres ( aquí van incluidos los tipos de interés y los salarios ) es capaz de resolver el problema enormemente complicado de decidir con precisión, entre las miles de alternativas posibles de producción y contratación, entre las miles de mercancías y servicios diferentes, qué cantidad y en qué proporción deben producirse." Si hi hagués un salari mínim universal, no hi hauria cap problema amb els salaris. D'altra banda, els mecanismes de mercat poden conviure alhora amb el fet de democratitzar les relacions dintre de la producció/empresa.