viernes, 3 de agosto de 2007

Cerremos el Ministerio de Vivienda

Carme Chacón quiere hacernos creer, y no hay que descartar que ella misma se lo crea, que la reciente desaceleración en el precio de los pisos se debe a que los socialistas salieron elegidos en las últimas elecciones. Lo comenta Jorge Valín en su última columna.

Hállase muy extendida la extraña creencia según la cual el problema de la vivienda en España se debe a que los políticos no han intervenido suficientemente en el mercado. Mucha gente reclama más intervencionismo para frenar el alza de los precios. Otros directamente piden que se deje la vivienda fuera del mercado.

El Ministerio de la Vivienda no solucionará el problema. Ni tiene competencias ni fue creado para ello. Las competencias están en manos de otras administraciones y fue creado para aparentar que se hace algo para solucionar un problema que han creado los políticos restringiendo la oferta de suelo edificable. Porque la escasez de suelo es totalmente artificial. El suelo es abundante en un país cuya superficie urbanizada equivale a la superficie de la provincia de Valladolid. En un mercado libre, un recurso abundante no tendría por qué ser caro. Pero éste no es en absoluto un mercado libre. Es un mercado altamente intervenido, donde las administraciones locales, cuya principal fuente de financiación es la venta de suelo, tienen en sus manos la capacidad para restringir la oferta de suelo edificable, y en consecuencia encarecerlo, según su conveniencia.

En siete años España ha pasado de tener 40 a 45 millones de habitantes. La demanda de pisos ha sido altísima, además porque se calcula que un millón de europeos pretenden adquirir una vivienda en la costa española. En estos últimos años el precio de los pisos se ha encarecido un 150%. ¿ Qué otro resultado cabría esperar en un mercado donde, estando desbocada la demanda, la oferta está estrangulada por los principales interesados en mantener caro el precio del suelo ?

El Ministerio de la Vivienda está bien para promocionar la carrera política de Carme Chacón, pero no para resolver ningún problema a los españoles. El único intento serio que se hizo para liberalizar el suelo, fue echado abajo por los tribunales. Ya que en estas condiciones, nadie solucionará el problema, ahorrémonos al menos lo que nos cuesta el Ministerio. Cerrémoslo.

6 comentarios:

CLD dijo...

De paso, yo cerraría todos los demás, excepto Defensa e Interior. Ah, y Hacienda. No es que me entusiasmen estos tres, pero me temo que mientras nos merezcamos tener gobiernos (Borges: "algún día mereceremos que no haya gobiernos"), estos son impepinables.
Te he enlazado también, aunque seas perico;)

Nairu dijo...

Gracias. Es un honor.

berti dijo...

Bueno, la propuesta del PP también planteaba límites, sobre todo el de interés ecológico que obviamente es la nueva coletilla que justifica cualquier cosa. Porque hoy todo ciudadano de bien que se precie -también los del PP- tiene que tragarse a pies juntillas la catequesis eco-apocalíptica.

Y poner a la gran Chacón al frente de tan noble tarea... ps, no podíamos esperar otra cosa. Ministra de cuota que se cree que habla bien. ¡Por Dios, espero que efectivamente sea de cuota! Porque si realmente la han colocado por su valía...

Nairu dijo...

A mí me parece razonable restringir la construcción en lugares de interés ecológico.
Luego habrá alguien que tenga que decidir qué tiene valor ecológico y puede utilizar ese poder mal, pero me parce peor que no exista ningún límite y cualquiera pueda construir en Doñana o donde sea.

berti dijo...

Si tanto valoras Doñana cómprala o utiliza tu poder de persuasión y negociación para que alguien la compre y la proteja. Móntate una Asociación, una ONG o lo que quieras, pero decidir sobre un terreno que no es tuyo... Haz que sea tuyo o de varios y decidís: podéis hasta incrustar cláusulas en futuros contratos que impidan construir en ese territorio, es decir, que ésta sea una condición indispensable para la compra.

Restringir el comercio también es coacción, porque con las reglas que propones -"valor ecológico, etc."- si yo me empeño en comprar Doñana... ¿Cómo vas a pararme, si no es coaccionándome?

Nairu dijo...

Es que yo no pretendo crear un nuevo mundo sin coacción. ¿ Cómo iba a parar a un padre que comercia con los órganos de sus hijos ? Con coacción, por supuesto. Con la fuerza, y la violencia de la Ley.